Acceda a escuchar documentos del proceso de paz

Bersoatv

jueves, 10 de enero de 2008

Rehenes fueron liberadas y están con sus familias




El presidente de ese país, Hugo Chávez, gestionó la operación directamente con las FARC, que las tenían cautivas. Ahora, Clara Rojas y Consuelo González se reencontraron con los suyos en medio de besos y abrazos.


Clara Rojas y Consuelo González, las dos rehenes liberadas este jueves en Colombia por las FARC, se reencontraron entre abrazos, besos y lágrimas con sus familiares más cercanos en el aeropuerto internacional Simón Bolívar de Caracas.


Poco después, el presidente Hugo Chávez las recibió con honores militares debajo de dos grandes banderas de Colombia y Venezuela en el palacio presidencial de Miraflores, donde fueron entonados los himnos de los dos países. Al bajar del avión en el que llegaron desde la frontera con Colombia, Consuelo González, de 57 años, fue abrazada entre lágrimas por sus hijas Patricia y María Fernanda Perdomo, quienes la esperaban junto a su nieta de dos años, que no conocía.


Rojas, de 44, besó una y otra vez a su madre, Clara González, de 76, una anciana elegante que se desplazó hasta la escalerilla del avión con un andador. La ex parlamentaria Consuelo González tomó en brazos a su nieta y dijo: "esto es como volver a vivir. A veces pienso que es un sueño". Luego, las dos familias se abrazaron y besaron mutuamente. Los familiares de González llevaban camisetas blancas con la inscripción en letras negras "Libertad para todos ya".


Rojas, secuestrada en febrero de 2002 junto a su amiga y compañera de fórmula presidencial Ingrid Betancourt, debe buscar en Colombia a su hijo Emmanuel, de tres años y medio, del que fue separada cuando tenía 11 meses y que se encuentra en un albergue estatal en Bogotá. Emmanuel, fruto de una relación consentida con un guerrillero, fue ubicado por las autoridades colombianas a fines de diciembre, cuando se postergaba la liberación de los rehenes. Las FARC habían anunciado también que liberarían al pequeño.


Pruebas de ADN indicaron una alta probabilidad de que fuera su hijo, lo que fue confirmado posteriormente por las FARC.


Las dos mujeres, que lucían radiantes y en buena forma física, fueron liberadas en la selva del Guaviare, sureste de Colombia, por una patrulla de la FARC integrada por media docena de guerrilleros con uniformes de camuflage, incluidas dos mujeres.


Rojas y González fueron entregadas al ministro del Interior venezolano, Ramón Rodríguez Chacín, a un representante de la Cruz Roja Internacional (CICR), a la senadora colombiana Piedad Córdoba y al embajador cubano en Caracas, Germán Sánchez Otero, que llegaron en dos helicópteros venezolanos.


Antes de subir a los helicópteros que las recogieron en la selva, las dos mujeres se despidieron de los guerilleros con besos a las mujeres y apretones de mano a los hombres, según las imágenes tomadas por el equipo de la televisora multiestatal venezolana Telesur que cubrió con exclusividad la liberación. En el aeropuerto venezolano de Santo Domingo (650 km al suroeste de Caracas), la comitiva humanitaria con las dos liberadas cambiaron los helicópteros por aviones Falcon.


Las FARC anunciaron esta liberación como un gesto de "desagravio" a las familias, a Chávez y a Córdoba, luego de que éstos dos fueran cesados por el presidente colombiano, Alvaro Uribe, como mediadores de un canje de rehenes por guerrilleros presos al que aspiran desde hace cinco años las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).


Venezuela organizó una misión para buscar a las rehenes en Colombia, bajo la égida de la Cruz Roja y con apoyo de siete países, que comenzó el 27 de diciembre y fue suspendida el 31 de diciembre. Chávez y Córdoba consideraron a esta liberación como un primer paso a otras liberaciones y un proceso de paz en Colombia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Registros

Visitas al sitio bersoa.com De momento a esta pág: